¿Por qué Oxford? ¡Aquí los imprescindibles!

¿Por qué Oxford? ¡Aquí los imprescindibles!


Hoy vamos a hablar de una de nuestras ciudades preferidas. Oxford es un destino ideal para aprender Inglés, pero también para visitar y hacer un poco de turismo. ¿Quieres saber los motivos por los que deberías hacer la maleta y visitar Oxford? ¡Pues a seguir leyendo!

Lo primero que debes saber es que Oxford se encuentra en pleno corazón de Inglaterra, a tan sólo 80 kilómetros de Londres. Además, es conocida como “la ciudad de las agujas de ensueño“, debido a la armonía que transmite la arquitectura gótica de sus edificios universitarios. Y es que, hablando de universidades, Oxford cuenta la universidad más antigua del mundo. Toda una institución en el mundo académico que también es una gran atracción desde el punto de vista turístico.

Su centro histórico no es que sea excesivamente grande, por lo que se trata de una ciudad muy manejable y cómoda, en la que las distancias se hacen realmente cortas. Si hablamos de imprescindibles, el Balliol College y el Christ Church College, ambas residencias estudiantiles, te sorprenderán gracias a sus edificios que rezuman historia.

Los monumentos más destacados se encuentran alrededor del edificio de la Biblioteca Bodleiana. El más conocido es la Radcliffe Camera, considerado un icono monumental de la ciudad. Desde la Iglesia de la Virgen María, por otra parte, puedes ver las mejores vistas panorámicas de Oxford si subes a su torre. También puedes visitar el histórico Teatro Sheldonian y el Puente de los Suspiros.

Como curiosidad, no debes dejar de visitar a Taberna Bill Clinton. Así es, Bill Clinton. Tiene ese nombre debido a que el ex presidente de las EEUU solía frecuentarla a menudo cuando era estudiante en Oxford en los años ’60. Y no puedes perderte la Librería Blackwell, la que tiene más kilómetros de estanterías en el Reino Unido.

Los ejes del centro histórico de Oxford son Cornmarket, centro comercial de la ciudad, y High Street. En una manzana situada a sus espaldas no debes dejar de visitar el Covered Market, un encantador mercado con un aire muy europeo.